El encuentro en casa del Laredo se definió a los 15 minutos de juego, cuando Mario Musy definió a la perfección un mano a mano contra el portero local.

El mano a mano venía dado por una equivocación de la defensa y un pase al hueco que dejaba a Musy solo.