Parar un penalti es un auténtico mérito, atajar dos es espectacular, pero hacerlo en un mismo partido sobrepasa lo común. El portero del UCAM Murcia, Biel Ribas, ha hecho una de las actuaciones del año. El balear fue capaz de adivinar la trayectoria de la pelota hasta en dos ocasiones para salvar a su equipo, además dejando la puerta a cero y sumando tres puntos vitales para mantener la segunda posición.

El primero de ellos, es una parada de auténtico felino, una intuición soberbia tras el amago del lanzador. En la segunda, supo aguantar ante la incredulidad de toda la grada, ya que Fenoll fue capaz de lanzar la pena máxima ‘a lo panenka’ cuando su equipo se jugaba la vida.