Minuto 72 de partido, 3-3 en el marcador (que venía de un 1-3). Un pase al interior del área, buscando un desmarque de ruptura de Kevin Presa que mata la bola con el pecho y orienta el balón de tal forma que queda manso en la frontal. Aquí, es donde entra en valor nuestro protagonista: balón suelto al que propina un duro golpeo Rulo Prieto y marca el gol de la remontada.

El valenciano marcó así su primer gol de la temporada… ¡y qué gol! Nuestro locutor no daba crédito tras el tanto del lateral. Una colocación excelsa del empeine de la bota para marcar el gol de la victoria de su equipo frente al filial del Espanyol en una de remontada épica.