Los aficionados son el motor del fútbol, sin ellos, nada de esto tendría sentido. Para la afición ir a ver a su equipo es un estilo de vida, una forma de sentir que solo entienden aquellos que comparten la pasión del deporte rey. Pueden pasar jugadores, directivos, entrenadores… pero como decía Marcelo Bielsa: “Lo único insustituible en el fútbol, son los hinchas”.

Hace algo más de un año que la maldita pandemia no nos dejaba ir a los estadios para disfrutar del fútbol en directo, cortando las alas a las personas que llevaban en volandas a sus jugadores tanto en los buenos, como en los malos momentos. Ya lo decía Johan Cruyff: “El fútbol siempre debe ser un espectáculo”, y ¿Qué es de ese espectáculo sin gente que lo disfrute? Enhorabuena fútbol, tu gente por fin está de vuelta.