El Romano, estadio del AD Mérida, tuvo que oír el pasado domingo “Badajoz, Badajoz”, por parte de sus aficionados. Los comentaristas no se creían lo que estaban oyendo.