Hasta 6 actuaciones meritorias tuvo este joven portero bilbaíno de 23 años, cedido por el Real Racing Club de Santander. Pero más meritorio tiene que su equipo se lleve la victoria y 3 puntos importantísimos en un campo, el del Mérida, muy complicado. Gracias a él.

Las tuvo de todos los colores, las salvo por arriba, por abajo, a pie cambiado, en un mano a mano… y de todas salió ileso. El público presente en el estadio romano conforme se hacía más y más grande con el paso de los minutos, no se lo creían. Las manos en la cabeza y los `uis´ era lo más repetitivo que pudimos ver y vivir en los más de 90 minutos de juego.

No se rinde este equipo albaceteño del Villarrobledo que luchará por mantenerse en la Segunda RFEF. En sus redes sociales mantienen un discurso firme, conocen la dificultad pero donde bajar los brazos no es una opción.