Última jornada del campeonato, el liderato en juego y se enfrentaban primer clasificado contra segundo. ¿Puede haber un mejor aliciente para poder ver un partido de fútbol? Ahora pongámonos en la situación de que tu equipo va perdiendo. Dándole el liderato y la primera posición al equipo visitante. Y aparece Ángel Sánchez, el delantero centro con el que soñaste que en el último minuto del encuentro brotaría para poner el empate a 1. Válido para volver a cambiar los papeles y volver a ocupar y ganar finalmente el primer puesto en la clasificación.

Pues eso es exactamente lo que le ha pasado al seguidor, aficionado o fanático del CD Tudelano. Que ve como a falta de procesiones de Semana Santa, pueden venerar a su mesías como un “Ángel´´ caído del cielo. Que cambiaba los papeles. La angustia y la desesperación por el éxtasis y la emoción se conseguir el objetivo y ser orgullosamente primero de su subgrupo. Como en su día según cuenta un libro algo tocho que podemos llamar Biblia, ya lo hacía un tal Jesús de Nazaret con el pan y el vino.

Enhorabuena a la gente de Tudela que seguirán soñando con el ascenso a la división del planta del fútbol español y asegurando mientras tanto su puesto en la 1ª RFEF (actual 2ª División B)