No todos iban a ser goles. Lucas Díaz ha realizado una doble intervención de mucho mérito para salvar al Racing de Santander en el empate de ante el Tarazona. En primer lugar, sacó a córner un lanzamiento a bocajarro de Abreu con una estirada felina, y más tarde, fue capaz de despejar un disparo de libre directo de Iñaki Santiago que buscaba la escuadra para evitar el tanto de la desigualada del cuadro turiasonense.

A pesar de que pelea con Iván Crespo por el puesto, Lucas es un portero que, con 24 años, se ha consolidado en la portería racinguista. Solo ha recibido nueve goles, -con un promedio de 0,75 goles partido- quedando imbatido en 5 partidos.