Los jugadores de nuestro fútbol auténtico nos están mal acostumbrando con este tipo de goles desde larga distancia. En este caso, Agus Medina levantaba el periscopio y colocaba la pelota justo donde mandan los cánones al ver al portero ligeramente adelantado. Lo cierto, es que el cancerbero podría haber hecho más para frenar un balón que venía manso a sus manos, aunque hay que poner en valor que el lanzamiento viene desde antes de la línea del centro del campo.

Un gol que sirvió para abrir el marcador, aunque no valdría para conseguir la victoria debido a la posterior remontada del Hércules. Agus está decido en el cuadro catalán por el Brimingham City, donde fue traspaso del propio Cornellá en la temporada 19/20. Por su parte, parece que el natural de Barberá de Vallés está volviendo a su mejor nivel con 6 goles y 1 asistencia en 26 partidos jugados, sin duda, uno de los hombres de confianza de Guillermo Fernández.