Como unos niños en el parque de bolas, así se lo pasaron los filiales del Barcelona y el Villarreal en el partido del fin de semana. Ya sabíamos que iba a ser un encuentro de ida y vuelta, con dos equipos que son mucho mejor en ataque que en la parcela defensiva, aunque nos regalaron una lluvia de goles.

Comenzó el Barça con un golazo de Konrad en el minuto 14, tanto que mejoraría Collado con un nuevo libre directo de la perla de la Masía. Arana hizo competencia a estos chicharros con una jugada maradoniana, arrancando desde el círculo central. Aunque los goles bajaron el listón, Manaj de penalti y Alex Millán empujando la bola, se sumaron a la fiesta.

Con esta victoria, los catalanes se colocan como segundos clasificados con 40 puntos y 23 partidos, cerca del Ibiza y superando al Andorra. Por su parte, el Villarreal B se coloca como el farilillo de la clasificación. En una situación complicada para colarse entre los cuatro primeros, pero con 9 puntos en juego.