Los viejos ‘rockeros’ siguen de moda, en este caso, David González nos regaló una auténtica delicatessen a modo de penalti. Una panenka perfecta, con una parábola excelsa que engaña por completo al portero. Un empate que no deja contento a ninguno de los dos equipos que tienen una situación complicada para colarse en los puestos para ascender a Primera RFEF.

El jugador de 39 años es uno de los grandes reclamos del equipo. Un futbolista experimentado en la categoría, que empezó su carrera en Las Palmas con una trayectoria de amor por un club, desde 2002 hasta 2013. Tras pasar por Numancia y Hércules, volvió a la isla de la mano del Tamaraceite.