Aprovechando el parón en la Liga MX a causa de la Fecha FIFA, en Footters realizamos este homenaje a Rubens Sambueza, histórico futbolista del balompié azteca, quien con 37 años lidera varias estadísticas clave del Apertura 2021 tras 7 jornadas. En la última década, existen pocos futbolistas más notables que Rubens en el fútbol mexicano. El argentino, al igual que los grandes genios en la historia, es amado y odiado a partes iguales.

Su carácter díscolo y arrebatado le ha costado expulsiones en momentos clave, como en la Final que América perdió ante Tigres en el Apertura 2016. Pero esa capacidad inventiva y su gran técnica lo han catapultado a ser una de las mayores figuras de la Liga MX desde el año 2007, cuando el canterano de River Plate arribó como un extremo vertiginoso a Pumas.

Rubens Sambueza.

Pumas, Tecos, América, Toluca, León, Pachuca y una nueva etapa en los Diablos Rojos han sido sus equipos en la liga, al tiempo que ha cosechado dos títulos, ambos con Las Águilas en 2013 y 2014, en ambos siendo pieza importante. También perdió dos finales de Liga y una de Copa MX.

Ha disputado 419 partidos de Liga MX y acumula más de 100 asistencias, prueba de su gran capacidad para filtrar el último pase. Un ‘10’ que ha encontrado acomodo en diferentes posiciones a lo largo de su dilatada carrera, siempre ofreciendo una calidad diferencial, y últimamente recayendo en una banda para crear juego desde ahí.

No deja de ser curioso que suma más tarjetas de amonestación (159) que asistencias (127) en toda su carrera, además de 19 expulsiones que rinden cuenta de su carácter explosivo. Sin embargo, siempre termina por ofrecer un diferencial que, con 37 años, lo mantiene como el mejor futbolista del Apertura 2021 de forma unánime según las estadísticas.

Rubens es líder en goles producidos, asistencias, oportunidades creadas, oportunidades claras creadas, centros completados, pases filtrados, centros precisos, pases en campo rival y duelos ganados. También es 2º en faltas recibidas, en contactos de balón y, por contraparte, es el futbolista que más balones pierde de la liga.

Más allá de las cifras, que lo sitúan como el mejor, basta con ver un partido suyo para entender su importancia. Todas sus acciones desprenden un aura de superioridad que impacta. Da la sensación de ir siempre un segundo antes que el rival, aunque sean más jóvenes, rápidos y fuertes.

Y todo esto en un equipo como Toluca que nadie coloca en las quinielas para ser campeón, ni mucho menos. Su nivel de dominio en la liga es absoluto, y con 37 años en la espalda toma una importancia aún mayor. Resta por ver cuántos años más jugará el argentino, que para alargar su leyenda se naturalizó mexicano, aunque no ha logrado debutar con el Tri de momento. No será porque no lo merece…