El Zamora CF recibió la visita de la UD Logroñés en la tercera jornada del grupo uno de la Primera RFEF Footters. Los de Mere Hermoso se impusieron a los rojiblancos en el Ruta de la Plata gracias a una soberbia actuación de Iker Guarrotxena, que anotó un hat-trick, y de Iñaki Sáenz, que fue el encargado de abrir la lata. Los de Las Gaunas encadenaron, de esta manera, su segunda victoria consecutiva, ya que los lucronienses se impusieron al Real Racing Club en la segunda jornada.

El duelo pudo empezar bien para los locales, que solo tienen un punto en su casillero de los nueve disputados, porque los de Movilla estuvieron cerca de adelantarse en una concatenación de ocasiones. Ambas acciones tuvieron a Julián Luque como el asistente perfecto, pero los remates de sus compañeros no fueron lo suficientemente certeros para adelantar al Zamora CF.

La respuesta del cuadro visitante fue sencilla. Un centro desde el flanco derecho terminó cayendo cerca de la zona en la que estaba Iñaki. El capitán riojano embolsó el esférico, arqueó el cuerpo e introdujo la bola en el marco custodiado por Jonmi con un sensacional disparo cruzado que tocó ligeramente en la muralla zamorana.

Al ponerse por delante, los jacareros empezaron a mostrar su mejor versión y ahí fue cuando llegó el segundo tanto. Un disparo con poco ángulo de Dubasin hizo que el cancerbero local no pudiera adueñarse de la pelota, y entonces surgió la figura de un Iker Guarrotxena que no desperdició esa ocasión de oro para aumentar la ventaja de los suyos en el luminoso del Ruta de la Plata.

El caso es que el partido fue una auténtica exhibición de los de Mere en la que el diez vasco desmanteló a la zaga de Movilla con sus movimientos. Al arrancar el segundo acto, Guarrotxena recibió un pase ideal para la visión de juego que tiene alguien de su nivel. Su suave chut, colocado y preciso, terminó durmiendo en la red del poste izquierdo del arquero rojiblanco. Sencillamente increíble. La primera anotación fue picardía pura y la segunda denotaba que había ciertas dotes de liderazgo en ese golpeo.

Del bien pasó al notable, y de ahí al sobresaliente. Una pelota sin aparente peligro acabó siendo la guinda del pastel para el futbolista de la UD Logroñés. El delantero vasco se sacó un imponente zurdazo ante el que nada pudo hacer Jonmi. Era su tercer gol en el partido y el cuarto en el campeonato. Su hat-trick es el segundo que se ha producido hasta el momento en la Primera RFEF Footters, ya que Dioni Villalba fue el primero en lograrlo.

El gol de la honra para los de Movilla lo puso Dieguito Hernández. El espigado punta salmantino remató en plancha un gran centro de Kepa. La jugada se originó gracias a una coherente jugada entre Julián Luque y Kepa. Apertura del mediocentro, pase aéreo del extremo y cabezazo inapelable del delantero.