La Real Balompédica Linense ha vuelto a sonreír y no de cualquiera forma. Lo ha hecho con un gesto de alivio tras vencer al UCAM Murcia (2-0), después de dos semanas algo más que duras. Los albinegros supieron imponerse a un auténtico equipazo como es el elenco universitario, que no tuvo su mejor tarde, con goles de Gerard Oliva (49’), de penalti, y Dorrio (86’).

Los primeros cuarenta y cinco minutos fueron un auténtico suplicio para la hinchada local, aunque también para la visitante, que siguió el choque a través de las cámaras de Footters. La Balona fue incapaz de generar juego de peligro, totalmente perdida y sin ideas. Más pronto que tarde, el UCAM se percató de la circunstancias y pisó el acelerador, pero, como decíamos, sin suerte.

Moyita hizo de las suyas en el 11’, con una internada en el área que acabó desbaratando Nacho Miras en una atajada de mérito. El propio atacante universitario envió al travesaño un auténtico obús desde el borde interior de la zona de castigo en el 18’. El UCAM iba a más y acabó acaparando la pelota a tal punto que la Balompédica terminó encerrada en campo propio y pidiendo el camino a vestuarios. Y este, cayó como agua de mayo.

Alhassan Koroma regresó de su letargo, para gracia de los balonos. Tardó solo dos minutos en levantar a la grada en la reanudación, con una de esas galopadas que solo un jugador determinante y diferente como él tienen el privilegio de hacer. En el 47’ tocó balón y a correr. Unai Aguirre salió al corte: penalti. Gerard Oliva no perdonó para estrenarse como goleador con la elástica de los de La Línea. 1-0.

Los planes de Salmerón se tambalearon, mientras que Romerito tenía el partido donde quería. Y los suyos fueron a por más. Chironi salió desde el banco y el argentino marcó el camino. Suyo fue el pase, magistral, para que Dorrio terminase haciendo el 2-0 con un disparo ajustado al palo corto de Unai en el 86’.

Un resultado que corta la sangría de la Balona, mientras que al UCAM Murcia le advierte que el camino a por el ascenso no va a ser fácil. De momento, los linenses vuelven a mirar a la zona alta de la tabla mientras siguen por encima del UCAM.